Traductor

domingo, 18 de noviembre de 2018

Puede tocarle a cualquiera pero me toco a mi



La parálisis de Bell (un tipo de parálisis del nervio facial) es una debilidad o una parálisis repentina de los músculos de un lado de la cara debida a una disfunción del séptimo par craneal (nervio facial). Este nervio mueve los músculos faciales, estimula las glándulas salivales y lagrimales, capacita a los dos tercios anteriores de la lengua para detectar sabores y controla un músculo que participa en la audición.




  • La causa puede ser una infección vírica o un trastorno inmunitario que causa la tumefacción del nervio facial.
  • Las personas afectadas pueden sentir dolor detrás de la oreja y después uno de los lados de la cara puede debilitarse o paralizarse por completo, con lo que la persona resulta incapaz de mantener el sentido del gusto en la parte delantera de la lengua en el lado afectado.
  • Los médicos suelen basar el diagnóstico en los síntomas.
  • Se utilizan corticoesteroides para disminuir la inflamación del nervio.
  • La mayor parte de las personas afectadas se recuperan completamente en unos meses, con tratamiento o sin él.
Cuando el nervio facial está paralizado (llamada parálisis del nervio facial), en cerca de la mitad de los casos, los médicos pueden encontrar la causa (como la enfermedad de Lyme o la sarcoidosis). Cuando no aparece ninguna causa evidente, se diagnostica parálisis de Bell.
Se solía considerar que la causa de la parálisis de Bell era desconocida (idiopática). No obstante, ciertas pruebas recientes sugieren que en algunos casos se puede identificar una causa (como una infección vírica o un trastorno inmunitario que provoca la hinchazón del nervio facial).
Las causas comunes de la parálisis de Bell incluyen:
  • Infección por el virus del herpes simple tipo 1 (que causa infecciones de la boca, como el herpes labial)
  • Herpes zóster
Otros virus, como el virus Coxsackie, el citomegalovirus y el virus que causa las paperas (parotiditis), la rubéola, la mononucleosis o la gripe también pueden causar parálisis de Bell. La infección hace que el nervio se inflame y en este caso, queda presionado (comprimido) por los estrechos conductos del cráneo que atraviesa.
Otros trastornos pueden causar la parálisis del nervio facial. La enfermedad de Lyme (ver Enfermedad de Lyme) puede provocar esta parálisis pero a diferencia de la parálisis de Bell, puede afectar a ambos lados de la cara. En las personas de ascendencia africana, la sarcoidosis (ver Sarcoidosis) causa con frecuencia parálisis del nervio facial. A veces, la causa son tumores y fracturas de cráneo.






Síntomas



En la parálisis de Bell, el dolor detrás de la oreja puede ser el primer síntoma. Los músculos faciales se debilitan de repente, por lo general en cuestión de horas. La intensidad de la afección varía desde una leve debilidad hasta la parálisis total. En un periodo de 48 a 72 horas, la debilidad alcanza su intensidad máxima. Solo se afecta uno de los lados de la cara.


En las parálisis del nervio facial (incluida la parálisis de Bell), la cara se vuelve plana e inexpresiva. Sin embargo, cuando está afectado solo uno de los lados de la cara, las personas sienten con frecuencia como si la cara se les retorciera porque los músculos del lado no afectado tienden a tirar de la cara hacia ese lado cada vez que se gesticula. Es difícil o imposible arrugar la frente, parpadear y hacer muecas con el lado de la cara afectado. La mayoría de las personas sienten entumecimiento o pesadez en la cara, incluso aunque la sensibilidad permanezca normal.


Es difícil cerrar el ojo del lado afectado. Se es incapaz de cerrarlo completamente, y se parpadea con menor frecuencia. El ojo tiende además a girar hacia arriba al cerrarlo.


La producción de saliva y lágrimas puede verse afectada. Las personas afectadas tienen sequedad en los ojos y en la boca, o babean. Dado que se produce menor cantidad de lágrimas y se parpadea con menor frecuencia (el movimiento de parpadeo contribuye a humedecer la superficie del ojo), el ojo se seca, lo que acaba produciendo dolor y lesiones oculares. Estas lesiones suelen ser de carácter leve, pero en algunos casos pueden revestir mayor gravedad, si no se humedece el ojo y se protege de alguna otra forma.


Las personas con este tipo de parálisis también pierden el sentido del gusto en la parte anterior de la lengua en el lado afectado. El oído del lado afectado percibe sonidos anormalmente fuertes (un fenómeno que se define como hiperacusia) porque el músculo que tensa la membrana del tímpano está paralizado. Este músculo se encuentra en el oído medio.


¿Sabías que...?

s
  • Las causas de la parálisis de los nervios faciales son a menudo los virus del herpes labial o herpes zóster.
  • La enfermedad de Lyme produce una parálisis del nervio facial, similar a la parálisis de bell.

  •  Aqui os dejo la información que he ido buscando por la red.  Si te animas y quieres comentar estare encantada saludos. 

  • Letrasdecarmensr@hotmail.com