Traductor

viernes, 26 de octubre de 2018

Cuidarse y vivir sano


La verdad, todavía no sé si hay un remedio efectivo para ser feliz. Lo que sí tengo claro es qué podemos hacer para intentarlo. Una de las cosas que hoy en día más se valoran es el sentido del humor, sin embargo parece complicado  aplicarlo con uno mismo. Mirarse al espejo y reírse, y reírse mucho. Y, porque no hay nada mejor que reírse.
Tenemos que cuidarnos desde más jóvenes.
La eterna juventud no la tenemos por desgracia jaja
El envejecimiento es un proceso natural de cambios y transformaciones biológicas, psicológicas y sociales. Estas modificaciones no ocurren de repente por el simple hecho de que alcancemos una determinada edad, o porque cambie nuestra situación laboral y pasemos de ser activos laboralmente a ser jubilados. Estos cambios se producen poco a poco, a lo largo de toda nuestra vida, siendo este proceso, además, diferente en cada uno de nosotros Hidrátate. Toma por lo menos 10 vasos de agua al día mantendrá a tu cuerpo hidratado y lo ayudará a desempeñar funciones vitales como la digestión, el transporte de nutrientes y la expulsión de desechos. Muévete. Come variado y comida sana, Balancea tus comidas. No al estrés. A sonreír se ha dicho, procurar vivir sin vicios. tenemos que cuidarnos todo lo que podamos. No coger nervios.

La vida va caminando

 



El tiempo no nos espera

Con el paso del tiempo adquirimos una mayor capacidad de interpretación de la realidad.



 Vivimos la vida con menos pasión pero con mayor intensidad.
 Todos tenemos impulsos, deseos, tentaciones, algunos los controlan otros se dejan vencer.
 La bondad y la maldad no dependen del paso del tiempo.
 Están en nuestro corazón y nuestra alma.
 No todos los seres humanos somos iguales difiere de cada persona.
 Por desgracia nos pasamos la vida mas tiempo imaginando  que viviendo.

 Debemos recordar que el tiempo no se detiene  ni espera por nadie.
 Así que adelante, en este momento eres lo más viejo que puedas ser y lo más joven que nunca volverás a ser jamás.
 Recuerda que puedes tenerlo todo, sólo que no al mismo tiempo.
Y nos podemos pasar la vida levantando muros o puedes vivirla  saltándolos.