Traductor

domingo, 28 de octubre de 2018

Todos tenemos vidas

Hay que ser más  conscientes

Hoy en la calle me pasó algo que me pareció  curioso y un poco triste, salí a comprar y conocí una señora tenía como cara así de malhumorada, me sorprendí porque la mire y ella me miro y me  empieza a hablar , pensé jolines pues parece agradable, aunque su cara refleja estar amargada, me hablaba lo importante que era para ella los hijos,  ayudarles en todo. yo le digo, y no te gusta viajar, primero me dice que no. Después  me dice, tengo tres nietos y los tengo que llevar al colegio, si me voy de viaje quien los lleva, mis hijos se fueron de viaje a nueva york y no se llevaron a los niños a dónde van con dos niños y Mis hijos trabajan todos, La mire sorprendida y le digo,  eso es mucho sacrificio, se puede ayudar a los hijos pero todo tiene su límite, me miró con una cara.  Y me dice si no les ayudo yo quien los ayuda, como me lo dice muy seria no le digo lo que pienso.  Me dice  hasta luego. Y aquí en mi casa  pensando   que injusto, esta señora crió a sus hijos y ahora está atada con los nietos, y cuando vive ella. La verdad que los hijos son lo más que queremos en este mundo y lo que más nos hacen sufrir y no se dan cuenta que ellos tienen que hacer su vida y dejar vivir a sus padres jolines. Esta señora lo dice todo.Querer y querer pero sacrificando todo cuanto tenemos, es un gran favor que nos hacemos como padres y que le hacen Querer y querer pero que ese esfuerzo sacrificando todo cuanto tenemos, es un flaco favor que nos hacemos. En definitiva, el amor hacia los hijos es posiblemente el más intenso y el más puro que podamos sentir. Llegaríamos a dar la vida por ellos, pero dicho esto, reconozcamos algo además de padres, somos algo más, somos personas que tienen parejas, familia, amigos, proyectos profesionales, aficiones…, aunque podamos pensar que esa parte de nosotros no sea tan importante. Hacer girar absolutamente toda nuestra vida en torno a nuestros hijos (al igual que toda nuestra atención), tiene consecuencias negativas para ellos y para nosotros mismos como hemos visto. Si queremos tener hijos autónomos y libres en sus decisiones, aprendamos a controlar nuestros amores ciegos, porque les hacemos un  favor a ellos y también a nosotros mismos padres y que le hacemos a nuestro hijo. Sin duda los hijos es un amor sin egoísmo y haces todo por ellos, pero no solamente cuando son pequeños sino que a lo largo de la vida de esas personas que has traído al mundo; y, por la misma razón, los padres deben tener su propia vida encaminada, en un principio a darles una educación cuando son pequeños, pero a medida que van creciendo las relaciones de los padres en otros ámbitos también van aumentando ya que sus hijos son más autónomos y no los necesitan tanto, sin embargo los padres siempre están alertas para ayudarles, si pueden, y, sin embargo, eso no es un amor ciego, sino es amor de padre o de madre, es el amor que le das a quién tú has querido que esté en este mundo y que, por todas las razones que haya, deseas que sea , ante todo feliz porque no hay cosa peor que le pueda decir un hijo a un padre que maldecirle por haberlo traído al mundo, por eso los padres nos esforzamos por darle todo lo que podamos a nuestros hijos para que sepan defenderse en la vida y pienso o es valorado por ellos en todo momentos a nuestro hijo. Hoy día hay muchos hijos egoístas que no se dan cuenta o no se la quieren dar que sus padres tienen derecho a vivir una vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta escuchar. Pero más me gusta notar tu sonrisa. Gracias por participar