Traductor

domingo, 2 de septiembre de 2018

Nuestros miedos




Hoy les voy a contar una pequeña historia que leí en alguna parte.

 Y es que en nuestra vida, muchas veces el miedo nos domina.

 Dejamos de hacer cosas por nuestro miedo a realizarlas. 

Debemos tener más fe en nosotros mismos, y nuestras decisiones, muchas veces por miedo al qué dirán, tus amigos cercanos, o familia.

 Y eso puede debilitar tu vida.

 Si sabes lo que quieres, afronta tus miedos, no dejes que la incertidumbre te domine.


  •  Al final del día todos nuestros miedos se superan.


                        EL MIEDO DEL LEÓN                                      


En una lejana sabana africana, andaba perdido un león.

 Llevaba más de veinte días alejado de su territorio, la sed y el hambre lo devoraban.

 Por suerte, encontró un lago de aguas frescas y cristalinas.

 Raudo, corrió veloz a beber de ellas para así, paliar su sed y salvar su vida.


Al acercarse, vio su rostro reflejado en esas aguas calmadas.


– ¡Vaya! el lago pertenece a otro león – Pensó y aterrorizado, huyó sin llegar a beber.

La sed cada vez era mayor, y él sabía que de no beber, moriría.

 A la mañana siguiente. Armado de valor, se acercó de nuevo al lago.

 Igual que el día anterior, volvió a ver su rostro reflejado y de nuevo, presa del pánico, retrocedió sin beber.

Y así pasaron los días con el mismo resultado.

 Por fin, en uno de esos días comprendió que sería el último si no se enfrentaba a su rival.

 Tomó finalmente la decisión de beber agua del lago pasara lo que pasara.

 Se acercó con decisión al lago, nada le importaba ya. 

Metió la cabeza para beber … Y su rival, el temido león ¡desapareció!

La gran mayoría de nuestros miedos son imaginarios.

 Cuando nos atrevemos a enfrentarlos acaban desapareciendo.

 No dejes que tus pensamientos te dominen y te impidan avanzar con tus propósitos.



¿Te ha gustado esta historia? ¿Necesitas ánimo o algún consejo? No dudes en dejarme un comentario, me encantará escuchar tu historia.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta escuchar. Pero más me gusta notar tu sonrisa. Gracias por participar